Noticias

Acto de Grado del 14 de diciembre 2016

Discurso del Rector Néstor Viloria

Buenas tardes a todas y todos. Hoy miércoles 14 de diciembre de 2016. Saludamos a las autoridades, directores de CECA, graduandos, Maestros Honorarios, profesores y profesoras, trabajadores y trabajadoras, familiares y amigos.

No parecernos a otros si no ser nosotros mismos

La premisa de todo creador es producir una obra original, Simón Rodríguez afirmó “La América no ha de imitar servilmente… si no ser original…”

Esa búsqueda nos lleva inevitablemente a la batalla cultural, a la batalla de los símbolos, la cual se libra en la mente de los seres humanos…

Adolfo Colombres, antrolópologo, escritor, e investigador Argentino sostiene que “Toda dominación cultural y estética, cualquiera sea el contexto en que opere, de hecho implica una negación de la diversidad o, al menos, de que esa diversidad pueda generar propuestas tanto o más válidas que las del sector dominante. O sea, la dominación consiste en negar al arte de los otros la condición de tal, o, en el mejor de los casos, reconocerle algún valor, pero declararlo inferior”.

Luis Britto García advierte que “la guerra cultural, como la internacional, no es peleada sólo por el aparato político: para ella se movilizan todos los recursos económicos y sociales. Comienza cuando ante la cultura dominante surge una subcultura que diverge de ella. La batalla se traba cuando esa subcultura contradice abiertamente a la cultura dominante: desde entonces se convierte en contracultura”.

Entre las adversidades a vencer está el no sucumbir ante la tentación de imitar la estética de los centros de poder, incluso hay que mantenerse atento para que esa obra original a la que muchos de nuestros creadores llegarán, no se convierta en un objeto más del mercado, siendo despojado de su esencia y convertido en mercancía. El solo hecho de crear obras musicales, escénicas, plásticas, audiovisuales, con rasgos propios genera, en los Centros de Poder que ejercen la hegemonía Cultural, la sensación de amenaza puesto que una producción simbólica con impacto en la población que no esté controlada por esos centros de poder puede colocar en jaque al aparato de dominación, por esta razón se activan sus mecanismos o más bien su metabolismo depredador para transfigurar la obra, hasta llevarla a ser una mercancía para la venta, despojándola de sus rasgos fundamentales o naturalizando esos rasgos hasta el punto en que adquieren una significación Banal.

Ejemplo de este proceso es esa producción musical comercial llamada “neofolcor”, el cual ocurre precisamente en un momento histórico donde las músicas populares pasan de una condición de resistencia, una postura contracultural, a una posición de vanguardia o de avanzada en la construcción de una nueva hegemonía cultural, contextualizada en el ejercicio de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde se expresa que las culturas constitutivas de la venezolanidad gozarán de especial atención. Aquí se puede ver con claridad como canciones que mantienen poesía, ritmos o instrumentaciones propias de la música popular-tradicional venezolana sufren intervenciones que las transforman en una mercancía, en un producto despojado de toda sensibilidad propia de la cultura popular a la cual pertenece y pasándola al campo de la cultura dominante, en consecuencia incidiendo, a través de estas, en la mente de los seres humanos.

Nuestro objetivo estratégico es mantener la búsqueda de la estética necesaria, de la producción simbólica que contribuya en el fortalecimiento de la identidad nacional y regional, no como reliquia intransmutable, no como fetiche, si no como obra de arte legítima, autentica, que se reconozca en nuestros imaginarios, que agite las consciencias sensibles y permita derrotar el sistema de consumo y restablecer el sistema de valores.

El compromiso uneartista apunta al diálogo respetuoso con nuestras culturas populares, con nuestros saberes ancestrales, con nuestra sociedad, con nuestras ciudades, con nuestras comunidades.

En UNEARTE venimos transitando de la formación estrictamente enfocada en la disciplina artística que mantiene su dinámica dentro de los límites de la propia disciplina, evitando salir de su campo de conocimiento, hacia la formación artística que se vincula con la sociedad, que dialoga con las comunidades, lo que nos conduce a una formación transdisciplinaria.

En palabras de Boaventura de Sousa Santos expuestas en su libro La universidad del siglo XXI estamos transitando del conocimiento universitario definido como “un conocimiento predominantemente disciplinar cuya autonomía impuso un proceso relativamente descontextualizado con relación al mundo cotidiano de las sociedades”. Por el contrario, “el conocimiento pluriuniversitario es un conocimiento contextual en la medida en que el principio organizador de su producción es la aplicación que se le puede dar. Es un conocimiento transdiciplinar que por su propia contextualización obliga a un diálogo o confrontación con otros tipos de conocimiento”.

Ustedes graduandos cuentan con herramientas para avivar ese diálogo con las comunidades, con las cuales pueden reconocer al otro, a la otra, como fuente de saberes, condición fundamental para un ejercicio profesional que contribuya con la convivencia pacífica y respetuosa, esas fortalezas adquiridas deben mantenerse en el compromiso de ustedes con el país.

En 2017 daremos inicio al PNFA en “Artes y Culturas del Sur”, nuestro primer programa de post-grado, diseñado por el equipo del Vicerrectorado Académico bajo la responsabilidad de la profesora Inés Carolina Pérez Wilke.

El PNFA se propone formar profesionales, investigadores y creadores, que aporten al país y al mundo conocimientos y prácticas artísticas que contribuyan en el ejercicio de la soberanía, la independencia; a través de la producción simbólica e intelectual que reflejen identidades locales, nacionales y regionales. El PNFA “Artes y Culturas del Sur” se plantea la superación de paradigmas de la modernidad, que no reconocen los saberes y formas de creación latinoamericanos, la tarea es la descolonización del conocimiento y de la producción simbólica.

Profesores, profesoras, egresados, están tod@s convocados al PNFA “Artes y Culturas del Sur”.

Datos estadísticos.

Es muy importante para nuestros egresados conocer algunos datos económicos para nuestros egresados y para nuestra comunidad en general.

La Universidad Nacional Experimental de las Artes (UNEARTE) es una institución adscrita al MPPEUCT y “cootutelada” por el MPPC, recibe la totalidad de su presupuesto por la vía de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU), es decir, del Ejecutivo Nacional.

La inversión Social del Ejecutivo Nacional por cada estudiante de UNEARTE es de cerca de 2 millones de bs anuales, calculado con base en la matrícula total de estudiantes. Sólo en el servicio de comedores la inversión durante el 2016 fue de 290 millones de bs.

En el neoliberalismo la educación pública es un “gasto social”, esto lo vemos en países vecinos donde la educación universitaria es privada en más del 90%. Para nosotros no es así, en la República Bolivariana de Venezuela, por norma constitucional la educación es pública gratuita y de calidad hasta el nivel de pregrado, es decir, la educación es una “Inversión Social” concepto desarrollado por nuestro fundador el Comandante Hugo Chávez y defendido por el Presidente Nicolás Maduro para beneficio de la juventud venezolana, a pesar de la guerra contra nuestra moneda, contra nuestra economía y a pesar de la baja de los precios del petróleo.

Estimados graduandos, Autoridades, colegas profesores, profesoras, trabajadores y trabajadoras, familiares y amigos; …HACER ARTE ES HACER PATRIA… Por eso los invito a seguir transitando los caminos de la creación y me despido con las palabras de Argimiro Gabaldón.

“Somos la vida y la alegría en una tremenda lucha contra la tristeza y la muerte”

En esa lucha estamos y en esa lucha seguiremos venciendo

¡¡¡ VIVAN LOS GRADUANDOS !!!

¡¡¡ VIVAN LOS MAESTROS HONORARIOS !!!

¡¡¡ VIVA UNEARTE !!!

¡¡¡ VIVA LA PATRIA !!!