Noticias

Ignacia Mata y Humberto Orsini

Santa Cruz del Orinoco es uno de esos pueblos del sur del estado Anzoátegui, como Mapire, Boca del Pao, Soledad, La Peña, Carapa, Los algodones y Punta Morada, que hacen suyo al río Orinoco. Allí, el 4 de mayo de 1926 nació un niño que tuvo la fortuna de ser alumno de la maestra Ignacia Mata de Aguirre quien, cuando apenas contaba con 5 años, le dio el papel de un campesino que llegaba borracho a una fiesta con un cuatro en una mano, una botella de ron en la otra. El niño calzaba alpargatas y sombrero de cogollo. En una Semana Santa, la maestra, organizó un Vía crucis, en el cual ella vestía de cura y él de monaguillo. Ella concebía la pedagogía como una obra teatral. Los 2 de noviembre, día de los muertos, la señorita Ignacia y él se iban para el cementerio del pueblo y desarrollaban una actividad socioproductiva bastante peculiar: ofrecían servicios religiosos que cobraban, porque para ella, “si no pagaban, el muerto no oía el responso”.

En 1933 se va a Ciudad Bolívar con su padre. Asiste a la Escuela de Artesanos y Obreros donde cursa hasta el tercer grado. Allí, recordando la pedagogía de la señorita Ignacia, monta obras escritas, dirigidas y actuadas por él que se nutren de los “dramas” que se improvisaban en las calles durante los carnavales de Ciudad Bolívar. El 27 de marzo de 1995 Humberto Orsini fue designado por el Instituto Internacional de Teatro de la UNESCO para escribir el Mensaje Mundial del Día Internacional del Teatro, el cual fue traducido a 20 idiomas y leído en los teatros de más de cien países en todo el mundo. Humberto Orsini dedicó su vida al arte, entendiéndolo como la herramienta más eficiente para el desarrollo de la expresión de los pueblos.

Nuestro Don Quijote quedó impactado por La muerte del molino porque conocía La otra historia de Hamlet y La verdadera historia de Alma Llanera, que contaba a Las engañadas, a La familia Berruga y a Cándido, el asador de conejos. Combatió a El último dictador desde el arte en La convención de la Crónica venezolana. El Conde de Luna dio El mal paso. En la ruta, Antes de partir hacia otra morada, hizo un Monólogo de tema social donde recordó a Mayra y la danza de los sueños, las Colmenas de barro y la Tempestad sobre los llanos. Recordó aquellos tristes episodios cuando la Patria, lanzada a El precipicio, era gobernada por La barragana, Aunque usted no lo crea. / Por Alí Ramón Rojas Olaya