Noticias

El trabajo de parto debe ser de acompañamiento y respeto

Caracas, 09.04.2018.- Con el objetivo de prevenir enfermedades y lesiones tanto en las madres como en los niños y niñas, así como de educar a la población en materia de parto humanizado, la dirección de Salud, de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), ofreció el conversatorio “Violencia Obstétrica”.

Esta actividad realizada en la Sala Rodolfo Santana, del Centro Rodrigueano de Emancipación Artística (Crea), Aquiles Nazoa, estuvo a cargo del terapeuta familiar, escritor y doula, Elvis Canino, quien desarrolló distintos aspectos que están detrás de la violencia obstétrica y a su vez proyectó un video como preámbulo a la charla, en el que se expresó un mensaje completo sobre el acompañamiento, la intimidad y el respeto en el trabajo de parto.

Canino señaló que “por lo general hay un cumulo de precedentes que tienen que ver con la manera en que fuimos educados”. El terapeuta refirió que este mal del cual ha sido víctima una cantidad importante de féminas, tiene un contexto, un origen y una razón de aparecer, hay algo que esa persona grita. Está diciendo ámenme”.

En este sentido, manifestó que la sociedad ha dejado de escuchar a los niños y en la actualidad se defiende lo indefendible “cuando los niños hablan los adultos escuchamos. Hemos dejado de escucharlos y al que vive dentro de nosotros también".

Las conductas autoagresivas, están relacionadas con el maltrato recibido en la infancia, “cuando se golpea a un niño, puede ser en el futuro ese médico o enfermera que maltrata a la parturienta”, refirió.

Entre los puntos abarcados durante el conversatorio en el que participaron estudiantes, docentes, y personal administrativo y obrero de Unearte, destacan la revisión del contexto histórico, la normalización de la violencia, el inconsciente colectivo, la vejación de la mujer en la sala de parto y avances en aspectos de la ciencia.

También formó parte de este conversatorio, el papel de la doula, el trabajo de parto, la educación punitiva, el corte tardío del cordón umbilical, la función como promotores de nacimiento humanizado y el embarazo como proceso natural.

Asimismo, el terapeuta señaló las formas de identificar la violencia obstétrica, como aprovechamiento de la desinformación, la violencia de género y el abuso de poder.

Dijo que toda mujer tiene derecho a tener un parto humanizado y a decidir sobre lo que quiere enfatizando que “el embarazo es un proceso natural, bello y hermoso, donde la madre necesita el apego inmediato para que el bebé la reconozca y surja el apego natural”.

T y F: Luisana Castro